¿Sabías que más del 86% de los perros sufren gingivitis a partir de los 4 años?

La gingivitis es una inflamación de las encías que si no se trata puede convertirse en periodontitis, la inflamación e infección de las estructuras más profundas que sostienen los dientes.

En los casos más graves, al debilitarse la unión entre el diente y el hueso de la mandíbula, pueden llegar a perder los dientes.

1

 

 

Algunos síntomas de la gingivitis en los perros son: mal aliento, inflamación y sangrado de las encías, acumulación de placa y sarro, encías rojas, secreción de pus en la línea de las encías al presionar, dolor, dificultad para masticar, dientes flojos, salivación excesiva, etc.

 

 

2

 

Uno de los principales motivos de esta enfermedad es que no les proporcionamos productos masticables lo suficientemente duros a nuestros perros.

Los perros son carnívoros domésticos, por lo que cuentan con una de las mandíbulas más fuertes de la naturaleza. Por lo tanto, ¿cómo es posible que algunos perros (sea cual sea su tamaño) no sean capaces de masticar snacks duros?

5
La respuesta es sencilla. Hemos acostumbrado a nuestros perros a las chuches blandas. Debido a esto sus encías se han vuelto débiles y son incapaces de masticar premios y snacks duros.

Poco a poco las encías del perro se van haciendo blandas y con los años, además de no poder masticar alimentos de una dureza normal, perderán dientes y la aparición de sarro será mayor.

3

 

Por ello, es fundamental proporcionarle a tu perro, aunque sea de tamaño pequeño, chuches duras.
Aunque al principio le cueste masticarlas, con el tiempo aprenderá a hacerlo y fortalecerá sus encías y su musculatura maxilofacial. ¡Tu perro lucirá unos dientes más sanos y unas encías más fuertes!

4

 

En Patasbox nos preocupamos por la salud de tu perro y siempre queremos ofrecerle lo mejor.

Por ello, en nuestras cajitas encontrarás snacks y galletas duras y 100% naturales para favorecer la salud dental de tu mejor amigo.